Universidad de Cuenca

Jaime Astudillo.

Ciudad del Saber.

Universidad de Cuenca.

¿Cuál es el proyecto de la Universidad con relación al lugar y como armoniza con El Vado?

La Universidad de Cuenca tiene un proyecto que sin duda es ambicioso y en primer lugar tiene que ver con asumir nuestra vecindad al Vado y al Barranco, sobre el río Tomebamba. De hecho, para nosotros esta zona de la ciudad es el espacio monumental mas importante de Cuenca y al estar ubicados en esta zona a planteado siempre la necesidad de buscar una mayor cercanía con el espacio humano y muy trascendente con la población de El Vado; además de relacionarnos con el espacio físico edificado que es tan notable e importante.

Tenemos una visión de integración del mundo universitario, directamente con la zona del Barranco y con la población de El Vado, en torno a un proyecto que le hemos dado mucha importancia, que es el de construir “La Ciudad del Saber”. Una ciudad que se vincula con el conocimiento, con el desarrollo de la ciencia, con el desarrollo del arte, dentro de lo cual el espacio edificado juega un papel muy importante.

Tenemos alrededor de 7 años de haber comenzado este proyecto y hemos pedido a las distintas administraciones locales que asuman el rol de transformar El Barranco, convirtiéndole en un lugar para vivir en primer lugar, en un espacio humano y un espacio en el cual esta noción del arte, de la vida cotidiana, de la artesanía y de muchos valores que tiene el sector, sean adecuadamente redimensionados; pero no hemos tenido respuesta.

Debo mencionar que ni en el Mega Proyecto de El Barranco, que fue planteado por Fernando “Corcho” Cordero, con nuestro apoyo, se logro concretar proyectos específicos para conseguir estos objetivos. En la administración de Marcelo Cabrera, tampoco y en la actualidad hay ciertas dudas sobre la posibilidad que se pueda dimensionar esta parte de la ciudad de una manera adecuada.

La Universidad preocupada de este redimensionamiento de El Barranco, humano y arquitectónico, se ha visto obligado a actuar de una manera inusual. Hemos tenido, con el apoyo de la empresa privada de Cuenca, que comprar algunas edificaciones situadas en El Barranco, con el fin de promover este uso cultural de la zona.

Empezamos con la Casa de los Arcos. Compramos a través de la donación del impuesto a la renta; de la firma INDURAMA; luego compramos La Casa Vélez. Estas casas están con usos culturales de la ciudad y la Universidad.

También compramos dos casas adicionales, la Casa Rivera y la casa que está al extremo de la subida de El Vado.

Y con una adjudicación del Consejo Universitario, hemos comprado la Casa Gesqui, que estaba abandonada.

Los usos para estas casas están dentro de un plan, propuesto por la Universidad para trabajar con el municipio, el Instituto de Patrimonio.

Estamos previendo que se instalen para usos esencialmente culturales que le den vida a ese sector; esa es una forma de interactuar con el barrio. Todo esto explica que hayamos tenido que comprar estas casas, porque no es una función de la Universidad, de actuar como un agente inmobiliario.

Y todo el dinero invertido ha sido donación del sector privado y la Universidad, pero estamos contribuyendo a rescatar El Barranco; porque sinceramente, si no restauramos la Casa de los Arcos, ya hubiera quedado en el suelo.

¿Por qué es ambicioso este proyecto?

Porque proponemos que toda la zona comprendida entre el puente de El Vado y el puente del Centenario, se convierta en la ciudad universitaria, un lugar donde la población no sea desalojada, sino que los dueños de las edificaciones, mediante préstamos blandos con el sistema bancario, puedan modificar su espacio, implantando usos relacionados con la vida universitaria, que es la más cercana.

Por ejemplo, hostales, casas o cuartos para estudiantes, restaurantes, usos de Internet, papelerías, librerías, etc.

Debemos promover que la gente se quede, cambiando el uso de las viviendas, que están siendo más orientadas al mercado 10 de Agosto y las edificaciones están siendo utilizadas como bodegas, lo cual provoca desplazamiento de la gente y deterioro del inmueble.

La idea general es convertirla en un centro cultural súper activo, sería la sede de la Ciudad Digital, que estamos proponiendo. Existiría un lugar con Internet gratuito, uso de la tecnología y comunicación de libre uso, una zona segura. La zona de la orilla del río Tomebamba, tendría un uso cultural, deberían plantearse lugares de uso contrario a lo que es la Calle Larga en estos días. Esto se dinamizaría, logrando que la seguridad y la flora se restituyan; es un proyecto totalmente integral.

También se pretende peatonizar la Av. 12 de Abril, la idea es crear un túnel desde el redondel del puente del centenario, hasta el puente de El Vado, descongestionando este sector universitario, donde exista una circulación de seres humanos y no de carros; y así mejoran los negocios, porque hay más tiempo para ver y entrar.

Los tramites para este proyecto ya están realizados, solo es decisión del municipio.

¿La gente de esta zona que papel tiene?

Tiene el papel más importante; se creía que la peluquería ubicada en la Casa de los Arcos, era incompatible con el uso cultural de la casa.

Es una tradición  de El Vado y debemos mantenerlo, no puede desaparecer, la gente no debe ser desplazada y debemos ver que tratamiento se da al sistema de vida.

Porque si la gente se va de ahí, quedará como muchos barrios, los cuales están bonitos, las casas restauradas, pero no hay nadie, no hay vida. Las tradiciones, la cultura se acaban porque la gente se va.

Lo que no estoy de acuerdo es con las fiestas impuestas, donde llega una orquesta, hace bailar un poco y se va. La gente debe sentirse parte del proceso, para que sea un espectáculo popular y que trascienda.

Y a la gente de El Vado le invito a que vea a la Universidad de Cuenca como una amiga o una vecina y que no pierda el concepto de vecindad. Estamos interesados en acercarnos al Vado, no en el sentido de paternalismo, de darles haciendo las cosas, sino de hacer juntos proyectos, que nos hagan mejores, más vecinos y más humanos.

¿En el plano histórico, qué se ha planteado?

En estos momentos  estoy escribiendo un pequeño folleto sobre la Casa de los Arcos, he conseguido segmentos de historia y se ha convertido en algo más de ficción que de realidad, pero la idea es el rescate histórico, ir a la historia más profunda. Incluso a cosas conceptuales, como la lapida que existe en la Casa de los Arcos y la que hay en El Prohibido Centro Cultural: también había un carro rojo, en una peluquería, colgado en el aire, dentro de un garaje y abajo vivía gente.

Hace tiempo había un loco que estaba enamorado del río, que ya no le he visto y me daría pena si no está ahora; porque ese loco somos todos, yo también estoy enamorado del barranco, del río, del barrio; no hay mucha diferencia entre él y nosotros. A veces dicen “el rector es un poco acelerado medio le patina un poco” yo digo que los locos han hecho la vida más feliz. Entonces hay que hacer locuras.

¿Cómo se plantean los estudios que hace la universidad?

Hemos conseguido formar unos equipos muy valiosos, de arquitectos jóvenes, el director del centro histórico Diego Jaramillo, arquitectos como, Fausto Cardoso y especialistas en protección del patrimonio, en la parte ecológica.

Por ejemplo hay un problema en la subida del vado, una plataforma, entre la Casa de los Arcos y la Casa Vélez, se esta deteriorando a tal punto, que se va venir abajo en cualquier momento, donde incluso se estacionan vehículos, y debajo no hay ningún sustento.

Al no haber respuesta del municipio, hemos abordado la tarea de empezar a trabajar con membranas vegetales, y darle un tratamiento de estabilización del talud.

No solo tenemos una preocupación ecológica en El Vado, sino otros temas como; la eliminación de barreras para los discapacitados, en la universidad hemos eliminado gran parte de estas barreras; pero ya tenemos un proyecto diseñado a un nivel mas profundo, lo que necesitamos es que nuestro vicepresidente de la republica, se preocupe en financiar este proyecto.

Este proyecto comprende la zona entre el puente de El Vado y el puente del Centenario incluida la Universidad, donde se eliminen las barreras físicas, para que las personas con discapacidades se movilicen con facilidad.

Tenemos otro proyecto de iluminación, arreglo de las fachadas de las viviendas. Con respecto al tráfico hemos comenzado un proyecto, de circulación vehicular, hacia el centro, donde la subida se convierta en calle peatonal y se cambie la estructura de acceso hacia la ciudad.

El municipio es clave para la realizaron de estos proyectos, si no se preocupa por estas cosas, es muy difícil realizarlo desde una institución como lo es la universidad, nos sobran las ideas pero no tiene la capacidad de decisión sobre la ciudad.

¿Se pueden plantear proyectos con ustedes?

Yo además de ser rector de la universidad, he sido nombrado como director de este proyecto. Y con toda tranquilidad recibiré cualquier iniciativa, proyecto, idea que se tenga, porque eso alimentara el proyecto general, mientras más riquezas le vemos, más posibilidades hay.

¿Como ven los espacios públicos?

Lo que mas se debe utilizar son los espacios públicos, incluso lo privado debe ser utilizado con sentido público. Las casas deberían ser abiertas para la gente; como en los carnavales, específicamente el carnaval de Guaranda. Ahora la lógica es encerrarse en las casas, mientras no existan los parámetros adecuados para hacerlo tenemos que utilizar los espacios públicos.

Vodpod videos no longer available.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s